¿Qué es para mí el longboard?

Hace aproximadamente 1 año y medio mi vida dio un giro bastante grande. Un giro que me haría cambiar mi forma de ver los sitios, la ciudad, y las cosas. Ese giro se produciría sobre Octubre de 2010, cuando escuche hablar del ‘longboard’ a un amigo mio. En esos tiempos yo patinaba skate. El skate no me llego a convencer del todo por el ‘rollo’ que se llevaba: un rollo más competitivo y agresivo que el que conocería más adelante dentro del longboard.
El día que me compré mi primer longboard, una ‘Madrid’, fui a Moyano a probarlo con unos amigos. Me quede impactado con el recibimiento que daba la gente hacia ti. Mucha gente se ofrecía a ayudarme con cualquier cosa debido a mi nivel de principiante. Me di cuenta que este era mi sitio. Un sitio donde la comunidad estuviese unidad sin importar lo mas mínimo. Al cabo del tiempo fui haciendo amigos que ahora se han convertido en muy importantes para mí.
Es increíble como un deporte puede hacer tanto. Al cabo del tiempo mi forma de ver las cosas y los lugares por los que solía pasar normalmente cambiaron por completo: Antes veía los caminos como un aburrido paseo a pie, que con mi tabla, los veía como una aventura. Las escaleras pasaron de ser un esfuerzo a una adrenalina. Todo iba cambiando. Todo va cambiando. Todos los días es una aventura nueva, un nuevo camino, una forma alternativa de sentir la ciudad.
El longboard te hace sentir la ciudad, las cosas, los lugares: Lo ves todo desde otro punto de vista que ninguna persona lo puede ver. Por así decirlo, es otra dimensión.
Al cabo del tiempo, me he dado cuenta de lo impresionante que es que una pequeña afición una a tanta gente, les haga tan felices y les haga sentir algo que jamás podrán hacerlo sin el.

Textos | Sebastián Paduano, Madrid

Ayúdame a ganar, dale al Me gusta, Google +, Share y Twitter