LongboardMag Clinic | Montaje Ruedas

A todos aquellos que aún no habéis cambiado las ruedas de vuestro Longboard, hoy os vamos a enseñar cómo hacerlo siguiendo unos sencillos pasos. Recordad que, aunque no cambiéis las ruedas, es aconsejable mantener los rodamientos relativamente limpios para evitar sorpresas e ir más rápido (¡o patear menos!).

En la imagen se muestran los accesorios que intervienen en el montaje de las ruedas: vamos a necesitar 8 arandelas (washers, normalmente se suministran con los ejes), 4 espaciadores (spacers), 4 tuercas (nuts, también suministradas con los ejes), un juego de rodamientos (bearings) y, evidentemente, un set de ruedas.

Debemos contar con una herramienta, preferentemente de Skate. T-tool, J-tool, Y-tool, Carabiner Tool… hay muchos tipos, todos válidos, y las encontraremos en nuestra tienda local. Lo bueno de tener una llave específica para Skate es que te permite ajustar todas las tuercas existentes en el conjunto de tu longboard.

Con la herramienta aflojaremos la tuerca para liberar la rueda. Entonces, para desmontar los rodamientos podemos utilizar el eje: sin acabar de sacar la rueda, giramos la muñeca haciendo palanca con el eje y sacando así el rodamiento. Los rodamientos salen con facilidad. Le damos la vuelta a la rueda y repetimos el proceso.

Una vez está todo desmontado, el siguiente paso es montar las arandelas. Suelen tener una esquina recta y otra con un chaflán, redondeado. El lado de la esquina recta debe ir enfrentada al hanger y el otro, necesariamente, al rodamiento.

A continuación introducimos un rodamiento en el espárrago (¿o el es espárrago que se introduce en el rodamiento?) y metemos la rueda por el lado de los gráficos, como se muestra en la siguiente imagen.

Ya tenemos un rodamiento montado. Ahora montamos el otro rodamiento y, a continuación, el espaciador. Estas piezas, junto a las arandelas, son muy recomendables ya que permiten apretar bien la tuerca sin dañar el rodamiento. Si nos acabamos de comprar unos rodamientos de 60€, quizá seguramente os interesa. Además, el conjunto gana el solidez y los slides se vuelven más suaves y menos ruidosos, ¡no es broma!

Encajamos la rueda en su posición natural (con los gráficos hacia fuera), ponemos la arandela exterior, apretamos la tuerca y con eso tenemos la rueda montada. No hace falta decir que el método es el mismo para las cuatro ruedas, verdad?

Ahora viene la duda: ¿cuánto apretamos la tuerca? Lo ideal es tener las tuercas apretadas al máximo. Fuertes. Sin embargo, dadas las tolerancias e imprecisiones de los ejes de fundición o la ausencia de espaciadores y arandelas, apretar mucho las tuercas puede hacer que las ruedas no giren.

En cualquier caso, siempre tenemos que intentar que las ruedas no tengan juego, pero ¡cuidado! Si las apretamos demasiado y el rodamiento no puede girar libremente, lo más probable es que la fricción sobrecaliente el rodamiento y éste funda el núcleo de la rueda. Si lo dejamos demasiado suelto, en cambio, la rueda se moverá de lado a lado y eso, además de hacer que la rueda derrape peor y menos predeciblemente, puede hacer que en un slide se reviente el núcleo.

Os dejamos un pequeño vídeo del montaje.

Esperamos que os haya gustado el artículo y os sea de utilidad!

Próximamente: los ejes y su montaje